Breve Historia del Té

Esta planta ha sido cultivada desde hace varios miles de años en Asia. China es considerada su cuna en este sentido, dado que los registros históricos más antiguos que existen los vinculan permanentemente. Ya en la Dinastía Han (alrededor del año 1000 a. de C.), era el té muy popular por sus propiedades medicinales.

 

Historia del TéLao Tsé, el clásico filósofo chino (600-517 a. de C.), la describió como “la espuma del jade líquido”, nombrándola como un ingrediente indispensable para el elixir de la vida.

 

En el año 220 a. de C., un afamado médico de la época llamado Hua Tuo, escribió el Tratado Shin Lun, en el cual describe las habilidades del té para mejorar las capacidades mentales: “beber k´u t´u (té amargo) constantemente, hace que la persona piense mejor”.

 

En el año 59 a. de C., Wang Bao escribió el primer texto relacionado no solo con las propiedades sino con la preparación del té, estableciéndolo como una parte importante de la dieta.

 

Durante la Dinastía Sui (589 al 618 d. de C.), el té fue introducido al Japón por monjes budistas. Pero no fue hasta el siglo IX, cuando el Emperador Saga propició el cultivo masivo de té, a partir de la importación de semillas provenientes de China.

 

Quizás, uno de los personajes emblemáticos en la historia del té, sea el escritor Lu Yu. Alrededor del año 760 d. de C., escribió el famoso texto Cha Jing, en el cual explica cómo esta planta y su consumo habían sido expandidos a territorios lejanos. También explica cómo eran cultivadas y cuidadas las mismas, cómo eran procesadas las hojas y cómo era preparada su infusión. También mencionaba cómo se evaluaba la calidad del té y de qué regiones provenían las mejores hebras. El té que se producía en esa época era fundamentalmente en forma de ladrillo (tea brick) y se utilizaba como dinero, especialmente en las esferas más elevadas, donde el dinero metálico perdió valor de cambio.

 

Más adelante, con el reinado de la Dinastía Song (960 á 1279 d. de C.), la producción y preparación del té cambió de manera radical. En este período surge el formato de té en hebras. Con el advenimiento de la Corte Ming, en 1391, se fijó un decreto a través del cual “sólo podría considerarse como tributo el té en hebras”. Como resultado de ello, la producción de esta modalidad creció de manera radical y surgieron nuevas técnicas de procesamiento.

 

En 1610, se produce el establecimiento de la Dutch East India Company, la primera empresa importadora de té de hebras de Europa. En el año 1610, se produjo el primer embarque de té en hebras proveniente de China hacia Europa (puntualmente Holanda), hecho que trajo aparejado un vertiginoso auge de esta bebida en el Viejo Continente.

 

Hacia el año 1630, el consumo de té en hebras se había instalado en la clase de elite parisina. Se cree que el hábito de agregar leche al té fue realizado por primera vez poruna mujer francesa perteneciente a la nobleza, Madame de la Sabliere.

 

Entre 1652 y 1654, el té se populariza en Inglaterra, introducido por los holandeses. Se lo empieza a denominar en tierras británicas como “la primer bebida saludable del mundo” y el gobierno ordena reemplazar el consumo de Ale (una tradicional bebida que se utilizaba en el desayuno) por té.

 

El té tuvo su auge en India y Sri Lanka a partir del año 1749, en virtud de la colonización inglesa, ya que debido a condiciones climáticas, territoriales, económicas y comerciales proporcionaban a Gran Bretaña excelentes oportunidades estratégicas.

 

Fuente: Escuela Argentina de Té

http://www.escueladete.org